Coaching

Hola a tod@s!!! ¿Qué tal estáis? Seguimos con los propósitos y en esta ocasión mi intención es animaros a incorporar actividad física, desde ya, en vuestra vida y orientaros en cómo hacerlo. Para ello serán varios los posts que dedique a este tema evitando que me queden muy extensos y pesados.

Y es que la práctica habitual de ejercicio físico es un hábito que no debe faltar en nuestra rutina diaria si queremos llevar una vida saludable, sobre todo si vivimos una vida sedentaria, en la que la mayor parte de nuestro tiempo nos encontramos sentados, de pie o acostados. Porque son innumerables los beneficios que conlleva, no sólo a nivel físico sino también a nivel mental y emocional, y tengo que decir que me alegra mucho que cada día haya más gente que tome consciencia de ello y quiera cuidarse desde este ámbito. Así que, no procrastinemos más, no lo dejemos para más a delante, cuanto antes lo empecemos, mejor será nuestra condición física y más opciones habrá donde elegir.😉

Si estás dudando o deseando incorporarlo y no sabes cómo, o lo has intentado ya, y varias veces, pero al final abandonas, sigue leyendo porque igual encuentras alguna idea que te resuene y te motive.

No hace falta que lo digan los investigadores, si conoces un poquito cómo funciona tu cuerpo puedes entender porqué la opción más completa y saludable es la de combinar el ejercicio cardiovascular con ejercicio de fuerza. Es irrebatible que tus músculos y articulaciones necesitan el movimiento como puedas necesitar alimentarte o cepillarte los dientes todos los días.

Por un lado, es esencial realizar cualquier ejercicio cardiovascular, en el que activemos nuestro corazón, ❤️, aumentando nuestras pulsaciones. Pero no de una manera extrema llevándolo al máximo, eso no es nada saludable. Para mantener nuestro corazón sano es suficiente con una carrera suave o una caminata intensa con cambios de nivel, por ejemplo, siendo más conveniente practicar un poco varios días a la semana que de manera intensa sólo un día. El desplazarte en el espacio lo hará más beneficioso y si puede ser en contacto con la naturaleza todavía mejor. El baile, cualquier deporte, natación, baloncesto, paddle,,…, actividades en el que accionemos nuestro sistema respiratorio, serán una estupenda elección.

El ejercicio de fuerza es la otra pieza del puzzle. Debemos ejercitar nuestros músculos, todos, para fortalecerlos y mantenerlos fuertes y sanos, protegiendo así nuestras articulaciones y órganos, y tener todo en estado óptimo para cuando lo vayamos a necesitar, por ejemplo, en nuestra actividad física cardiovascular o en nuestras actividades diarias. La actividad que elijas debe ser lo más completa posible, por ejemplo, yoga, Pilates, TRX, son de las mejores opciones que hay en estos momentos. Busca que combine el trabajo de isometría ( mantener un músculo activado en estático) con movimiento, algo imprescindible, ya que, como recuerdo a mis alumnos y clientes, la vida es movimiento y el movimiento da vida.

Pero lo más importante es que busques tu mejor opción, según tus posibilidades, tu condición física, tu disponibilidad horaria, tu entorno, tus objetivos,… En siguientes posts os contaré cuál es mi elección y por qué, por si os puede orientar.

Y, por supuesto, también hablaremos de las excusas que nos ponemos, por ejemplo, el no tengo tiempo, ¿te suena? Pues, en este caso, piensa que el tiempo que le dediques será tiempo que estés invirtiendo en tu salud, mejorando tu futuro y el de los tuyos. Así que intenta buscar un hueco en tu apretada agenda para ejercitarte si todavía no lo tienes. Es como les digo a mis clientes de coaching, recuerda o imagina que un amigo o familiar te pide un ratito para estar juntos, porque necesita tu ayuda, o tomar una café y hablar, ¿no lo buscarías? Pues piensa ahora que ese amigo es tu cuerpo, que pide ese tiempo para que te cuides, que eres tú mismo, y vas a conseguir con ello sentirte bien y mejorar tu salud.

Te invito a que, cuando acabes de leer este post, pares un momento y pienses en si tienes esa actividad física en tu vida, y si no, que lo consideres, y que te pongas a buscarla, sin prisa pero sin pausa, viendo diferentes opciones, preferencias y posibilidades. Seguro que hay una para ti.

Y si lo que te echara para atrás es que tienes alguna patología o enfermedad, o no tienes claro cuál sería la opción más conveniente para ti y quieres orientación personalizada, consúltame. Sabes que estaré encantada de ayudarte.

Podéis compartir vuestras experiencias respecto al ejercicio físico en los comentarios, cuál es vuestra opción, si tenéis dificultades para practicarlo, si os ha servido el post,… Me encantaría tener vuestro feedback.

Nos vemos en el siguiente!!!!

Muchas gracias por seguirme!!!!

Tu propósito es … ¿hacer ejercicio físico?

Minientrada
Coaching

Hola a tod@s!! Hoy quiero haceros reflexionar un poquito y seguir animándoos a cambiar lo que no os guste de vuestra vida, a decir que no a vuestros lastres y a decir que sí a vuestros deseos. Desde ya tenéis todo mi apoyo.

Y es que la mayor parte del tiempo, por no decir todo, vivimos en una especie de piloto autómatico en el que no llegamos a plantearnos por qué hacemos lo que hacemos, si nos gustaría estar en otro sitio, con otra gente, en otro trabajo, comer de manera diferente. Nos dejamos llevar por patrones de conducta aprendidos, que hemos visto en los demás, en nuestros padres, en nuestra familia, en la sociedad en la que vivimos. Muchas veces hacemos las cosas para encajar en esa familia, en el mundo, para ser aceptados, para ser reconocidos. Decimos ojalá tuviera esto o aquello, como si fuera el destino el responsable de tenerlo o no, jugamos a la lotería para obtener dinero, rezamos a los santos para que nos encuentren pareja o nos tomamos un medicamento esperando que nos cure. Pero no nos planteamos qué podemos hacer, qué está en nuestras manos para conseguirlo, para tener más ingresos, para tener salud o para tener las relaciones que realmente nos gustaría, y si sabemos como conseguirlo pero hacerlo nos supone esfuerzo, preferimos dejarlo a la suerte, a lo externo.

Lo que sucede la mayoría de las veces es que nadie nos ha dicho que eso es posible, que podemos conseguir lo que queramos si nos lo proponemos. En otros casos es el miedo a salir de nuestra zona de confort lo que no nos permite avanzar. Pero esto se puede cambiar, yo lo hice, y más adelante te explicaré como. Pero hoy quiero decirte que sí, que es posible, que puedes cambiar esos patrones, mejorar tu personalidad. Tú tienes el poder de transformar tu vida, aunque en estos momentos te parezca imposible. Sólo tienes que aprender cómo hacerlo y aplicarlo.

He estado mucho tiempo en ese piloto autómatico, llevando la vida que no era la que realmente quería, haciendo lo que los demás esperaban de mí, sin escuchar a mi corazón, dejando de ser como realmente soy, y todo por sentirme aceptada, por gustar, por miedo al que dirán,… Y ahora puedo decir que lo he conseguido. Ahora decido cómo quiero vivir y si yo he podido, tú también puedes. Haz como yo. Trabaja en ello. Dedícale un poquito de tu tiempo cada día y verás como es posible. En próximos posts te explicaré cómo lo hice, cómo he ido creando mi estilo de vida saludable, para que te inspire y, si lo deseas, puedas construir el tuyo propio. Te mostraré las herramientas que me ayudaron y me siguen ayudando en este camino de crecimiento hacia una vida más sana y feliz, porque lo que me funcionó a mí puede que funcione para ti.

Siéntete conductor de tu vida. Empieza hoy a construir la mejor versión de ti. Imagina cómo quieres que sea tu vida y comienza a crearla. Está en tus manos.

Y si consideras que necesitas a alguien que te ayude a comenzar, que te acompañe y te anime en ese proceso, y sientes que esa persona puedo ser yo, ponte en contacto conmigo, estaré encantada de ser tu coach de crecimiento personal, de ayudarte a encontrar tu propio estilo de vida saludable, de poder guiarte y apoyarte.

Gracias por leerme y por estar ahí!!! Gracias!!!

Y tú, ¿cómo quieres vivir tu vida?

Minientrada